Hoy que me pesa pensar…

si septiembre hubiese perdido algún color, quizás tú y yo tampoco sabríamos a primavera

cuando octubre rimó en tercera con nube, el cuaderno abierto se perdió en el armario -de tus besos

si el olor tuviese memoria, te volvería a pedir mildoscientas veces, “enciendeme otra vez aquella historia”

Pero ahora entiendo que el amarillo fue siempre el hilo del que tiran los recuerdos y el otoño, solo otra excusa para levantarse con sueño.


Anuncios

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s