Yo sólo quería hablarte de aviones

Sucede algunas veces que el encuentro
te acecha el porvenir como un extraño
y el cuerpo lo presiente y le perturba
el ruido de un recuerdo inacabado.

Sucede que los trenes sin embargo
acuden raras veces a las citas
y al cuerpo, que es muy sabio, va y le excita
el rumbo caprichoso de lo raro.

Es jueves, hace sol y estoy temblando,
yo también me he desnudado de repente,
yo tampoco me acostumbro a este futuro
de Adán y Eva, el niño y la serpiente.

Sucede que la piel, que es muy coherente,
se arruga acariciando intimidades
y guarda en una arruga las traiciones.

Yo quería sin embargo hablar de aviones
que vuelan por encima de los trenes
y no se duermen en las estaciones

 

 


Anuncios

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s