Lecciones para evitar que una gota de agua se seque

Hablábamos tanto del pasado,
el instante fue huyendo entre los dedos;
siempre era ayer para estar más cerca,
¿por qué no gritamos ahora o nunca?

No consigo desnombrarte en tu sonrisa,
no me acerco aceptando las derrotas;
temeroso el instante, la palabra, el silencio,
fuimos caída libre en un verso sin estrofa.

¿Quién era yo si no era esto?
¿Quién eres tú para entenderlo?

Demasiadas maneras de agarrar un sueño,
apretado este apego de lo que fue nuestro;
me esforzaba en guardarte en un fragmento,
siempre fue tarde para alcanzar al viendo.

Fuimos la noche espalda contra espalda,
fuimos reproche de párpados violentos,
fuimos vacío, fuimos tristeza,
fuimos dos lágrimas mojadas en la almohada.

Fuimos casi todo lo que esconde la nada,
fuimos anhelo de lo que hubiéramos sido.

Para John.

¿Cómo evitar que una gota de agua se seque?
Arrojándola al mar.

Anuncios

One comment

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s