Oda a los veranos sin plan

El viernes, por azares del destino, me quedé sin plan.

Y entonces pensé, ¿por qué un viernes de febrero no es lo mismo que un viernes de julio sin plan? ¿No hay algo de esclavitud en la obligación de los planes de verano?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s